Una de las partes íntimas del cuerpo que la mujer posee con funciones específicas, diferencias y con una dosis de carga erótica, son los llamados labios vaginales.
Muchas mujeres muestran una cierta insatisfacción  al mirarse los labios vaginales y ver que uno es mayor que el otro, o que tiene uno de los lados más pequeños de lo normal, a veces es hasta el color lo que les incomoda, pues existen los de color rosado (tirando hacia el color de la piel) y hay otros con una coloración más oscura. Estas y otras diferencias en los labios vaginales, terminan acarreando incomodidad a la hora de las relaciones íntimas de una pareja, pues influyen en la autoestima femenina y , como consecuencia, repercuten en el desarrollo del comportamiento sexual.


Antes de adentrarnos en detalles sobre la cirugía plástica de los labios vaginales, incluyendo los mayores y menores, vamos a conocerlos tanto interiormente como exteriormente y saber más sobre su valor a la hora del sexo.
Los labios mayores se localizan en la zona más externa de la vulva y consisten en dos pliegues de piel rodeados de tejido adiposo, es decir, de grasa, están recubiertos por pelos ásperos, estos labios empiezan en el monte de Venus y desaparecen en el perineo (espacio que hay entre el ano y la vulva), su medida es de 7 a 10 cm. De largo. Y por eso su extensión tiene su importancia, ya que protege las partes más delicadas e íntimas de la vulva contra resecamientos, rozamientos y exposición a sustancias nocivas. Evidentemente, en las niñas los labios mayores son más consistentes y tienden a mantenerse más unidos, pero con el crecimiento y en las mujeres que han tenido partos, tienden a aflojarse progresivamente.
El tamaño de los labios menores, es generalmente de 25 a 35 mm. de largo , de 8 a 15 mm.  De altura y de 3 a 5 mm.  de espesor, pero pueden variar mucho según el estado de excitación en que la mujer se encuentre. Durante el coito, todas estas medidas sufren alteraciones, pudiendo hasta triplicar el tamaño en el caso de los labios mayores.
Los labios mayores, tienen sólo, una pequeña cantidad de sensibilidad erótica, pues sirven como órganos de protección y en esos casos los órganos no tienen mucha sensibilidad. Son puntos eróticos del cuerpo de la mujer, por lo que pueden ser mucho mejor observados en estado de excitación.
El color de los labios menores se debe al hecho del estado de excitación de la mujer, y pueden variar del color rosado hasta un color cercano al del vino tinto y hasta marrón, aunque esto se debe a la excitación. Después del orgasmo, el color natural vuelve.
¿Sabía que la manipulación de los labios menores puede afectar al clítoris?. La razón es porque están provistos de un punto situado bajo el clítoris que es una zona altamente erótica y entonces, si son tensados, frotados, ese punto sensible será forzosamente estimulado, pudiendo causar un aumento de tamaño de estos.
En la cirugía plástica íntima de los labios vaginales, lo que más se busca es:

-Injerto de grasa en el monte de Venus: la edad, los regímenes o la pérdida excesiva de grasa por la práctica de ejercicio, pueden llevar a esa zona a volverse fláccida e incómoda durante el acto sexual y una colocación de grasa en esa región, además de resolver el problema, no deja cicatrices.

-Disminución de los labios menores hipertróficos (más grandes de lo considerado normal), aunque estos varían de mujer a mujer y lo que puede ser demasiado grande para una, puede ser considerado normal por otra. Pero la cirugía está para que la mujer se vea mejor y se guste más, retirando el exceso de piel y recuperando la región sin dejar cicatrices. La mujer puede en menos de un mes, dependiendo de la facilidad de cicatrización, tener una vida sexual normal sin avergonzarse de sus labios vaginales.

-Retirada del exceso de grasa del monte de Venus, que es la parte externa de la vulva donde se localiza el bello púbico. Esto se hace por medio de la liposucción. A muchas mujeres, tener ese exceso de grasa les hace sentir vergüenza y hasta dificultades para practicar el sexo en determinadas posturas, lo que les hace sentirse limitadas en sus actividades sexuales.

-Reparación de deformidades vaginales, que muchas veces son causadas por infecciones. En estos casos, con la ayuda del ginecólogo, el cirujano puede recuperar la vagina o los labios vaginales, estrechándolos o ampliándolos, según el caso.

Lo importante es que la mujer pueda ver su vagina, mirarla y sentirse feliz con lo que tiene. Si necesita una intervención quirúrgica para sentirse bien y aumentar su autoestima ¿ porqué no hacerla?. Basta con tener bastante información al respecto, encontrar un buen médico, hablarlo, aclarar todas las dudas y acertar con la decisión.

Sea feliz con la cirugía plástica, íntima o no.

Editores

www.cirugiaplasticaesteticayreparadora.com